Hipotecas a tipo variable


Hipotecas a tipo variable

Las cuotas mensuales son constantes durante cada periodo de revisión, cambiando en base al tipo de referencia hipotecaria cuando se revisa el interés. En España la mayoría de préstamos son de este tipo, con un sistema de amortización de cuota constante o francés y tipo variable.

Las cuotas son constantes pero varían en función del tipo de interés que se aplica cuando se produce la revisión, que generalmente está referenciado al euríbor. Si el tipo de interés baja, las cuotas también se reducirán, pero si sube, se encarecerán.

A favor de las hipotecas variables, estas tienen periodos de amortización más amplios, llegando a los 40 años, y comisiones más bajas que otros tipos de hipotecas. La mayoría de hipotecas que se firman en España son de interés variable.

A la hipoteca a tipo variable que puede obtener en CUENCA se le aplica el mismo tipo de interés durante toda la vida del préstamo, con lo cual la cuota mensual a pagar siempre va a ser la misma. En este tipo de hipoteca no se utiliza el euríbor para calcular el tipo de interés, en esta ocasión, el banco ofrece la hipoteca a un tipo de interés fijo, que solo variaría si se incumplen las condiciones pactadas (vinculación de nómina, seguros, planes, etc).

Lo normal es que las entidades financieras ofrezcan sus hipotecas a tipo fijo a un tipo de interés superior al que ofertan sus hipotecas a tipo variable. La ventaja de las hipotecas a tipo fijo es que se evitan sorpresas o imprevistos derivados a las subidas del euríbor, ya que siempre se paga la misma cuota.


 

Deja un comentario